Seleccionar página

Este artículo responde a todas esas preguntas que se plantean antes de viajar a Turquía: Visados, seguridad y estabilidad política, el clima, moneda y dónde cambiarla, el transporte, la reserva de hoteles y otras cuestiones

¿Necesito un visado para viajar a Turquía? ¿Es un país seguro? ¿Cómo es el clima en Turquía? ¿Y la mejor época para viajar al país? ¿Dónde cambio dinero? ¿Es un país caro?

Información práctica sobre Turquía

1. El visado para viajar a Turquía

Mi recomendación es que consultes desde tu país qué tipo de visado necesitas para entrar en Turquía. La cuestión de los visados y los documentos que haya que aportar varía según la nacionalidad, y lo mejor es comprobarlo personalmente.

Los españoles están exentos de solicitar un visado para entrar en Turquía, es decir, desde hace algún tiempo no necesitan visado para entrar en el país.

Ten en cuenta que un visado corriente para turista tiene una validez máxima de 90 días en un plazo de 180 días, es decir, no sirve estar tres meses completos en el país con un visado de turista, salir del país y volver a entrar, hay que respetar esos tres meses en un máximo de 180 días.

Si, según tu nacionalidad, te corresponde solicitar un visado, puede solicitarse en el portal oficial del Gobierno Turco o a través de una empresa privada que lo gestiona.

Dónde solicitar el visado

En cuanto al portal oficial del Gobierno turco, puedes solicitarlo AQUÍ. Debes rellenar los datos (asegúrate de no marcar la opción de entrada múltiple porque si lo haces te cobrarán más). Una vez rellenes tus datos, te llegará un email de confirmación. Después hay que realizar el pago por internet y te llegará el email definitivo donde descargarte el visado.

Si no sabes cómo moverte en este tipo de gestiones y prefieres pagar para que alguien lo haga por ti, puedes buscar una empresa de visados que se anuncian fácilmente en Internet. Pero ten en cuenta que sale más caro.

Una vez hayas realizado el visado, sea por la vía oficial o a través de una empresa, tienes que imprimirlo y llevarlo contigo para pasar el control policial de los pasaportes en Estambul. De esta manera ahorrarás tiempo, dinero y nervios. Si no lo imprimes, puede que llevándolo en el móvil sea suficiente, pero desconozco esta última opción.

2. La seguridad y la estabilidad en Turquía

La imagen que se proyecta en Turquía no es del todo fiel a la realidad. Los medios de comunicación muestran Turquía en su esfera más oscura.

Las telenovelas turcas tan extendidas expresan una imagen que tampoco se ajusta del todo a la realidad.

Tengo la sensación de que la mayoría de los espacios existentes sobre Turquía muestran una única parte de Turquía: su versión más oscura o su versión más idílica.

Turquía es un país muy muy grande y se compone tanto de luz como de oscuridad, como cualquier lugar en el mundo.

En cuanto a la seguridad, desde las instituciones turcas se invierte muchísimo dinero en que sea un país seguro, aunque siempre pueden ocurrir desgracias. El riesgo cero no existe.

Hace un tiempo que el país sufrió graves ataques de terrorismo yihadista, lo que supuso un descenso desmoralizador de una importante fuente de ingresos para el país: el turismo. Además de que el turismo aporta apertura y alivia la presión de la tradición y la religión en el país. La situación parece estar controlada.

La policía del turismo en Turquía

La seguridad en Turquía está muy bien cuidada y más cuando se tratan de lugares típicamente turísticos.

Policía de Turismo: Hay una parte de la policía a la que se le conoce como policía de turismo. Funciona las 24 horas de los 7 días de la semana. Ataviados con uniforme color naranja, puedes dirigirte a ellos en caso de cualquier problema con hoteles, restaurantes, agencias…

El conflicto armado con el PKK

Número de teléfono de la policía de turismo: 0 212 527 45 03 (ofrecen servicio en inglés)
Email: istanbulturizm@egm.gov.tr

Por otra parte, Turquía mantiene un conflicto armado con el PKK desde hace demasiado tiempo, aunque la manifestación del conflicto está muy localizada en el este del país. Una parte del país preciosa que, sin embargo, ha perdido el poco turismo que comenzaba debido a la vuelta a la violencia. No es que el este de Turquía sea del todo inseguro, pero sí es una zona mucho más sensible, que exige más precauciones si las que viajamos somos, en especial, mujeres. Hay que tener más sentido común y más prudencia.

3. El clima en Turquía

Una de las preguntas más comunes antes de viajar a Turquía suele ser: ¿cuándo es la mejor época del año para viajar?.  Sin duda, dependerá de cuándo pueden disfrutarse las vacaciones y a dónde se viaje en el país.

En este apartado me refiero a Estambul y al Egeo Turco, no al norte ni al este del país.

El clima en julio en Turquía

En julio hace también mucho calor pero todo está más relajado, aunque los precios suben también. A mí particularmente me encanta julio para viajar. Es un mes más tranquilo, no hace tanto calor como en verano.

El clima en agosto en Turquía

La época quizás donde más se viaje a Turquía sea en verano, especialmente, en agosto.

En agosto en Turquía hace mucho calor, no es el mejor mes para viajar a Turquía, todo está lleno, los hoteles están ocupados y los precios suben bastante…

En agosto además suele coincidir las vacaciones anuales de los turcos, el Bayram, por lo que hay un movimiento tremendo en todo el país que dificulta bastante la propia movilidad. Por ejemplo, si quieres moverte de una ciudad a otra ya sea en avión o en autobús no esperes al último momento para hacerlo, porque corres el serio riesgo de quedarse sin plaza. Es un buen momento para disfrutar de una Estambul que suele vaciarse, aunque muchos de sus comercios estarán cerrados en días puntuales.

El clima en septiembre en Turquía

En septiembre es un muy buen mes para viajar a Turquía aunque se percibe que el día ya no es tan largo como en verano. Las temperaturas se relajan, a la noche es necesaria una chaqueta y el aire acondicionado no se vuelve tan indispensable. Los lugares no están tan concurridos y el precio baja considerablemente.

Desde octubre hasta abril es la época donde encontrarás mejores precios en Turquía, desde vuelos hasta los hospedajes, y los precios de restaurantes…

La Navidad en Turquía

A excepción de las minorías en Turquía que sí celebran la Navidad, en Turquía no hay festividades en esta fecha, a excepción de la cena del 31 de diciembre y el año nuevo. Por lo que las Navidades suelen ser una buena época para viajar a Turquía. Suele hacer frío y anochece pronto. Así que es recomendable ropa de abrigo y al anochecer tan pronto no habrá tanto tiempo para visitar monumentos.

Anécdota de nieve en el Egeo Turco

Un año en Navidades, estábamos en Izmir y comenzó a nevar como no lo había hecho en 30 años. La gente estaba tan contenta de ver nevar que no querían que el Ayuntamiento echara sal en las aceras. También me sorprendió mucho ver que el Ayuntamiento echaba el agua del mar en las aceras y las carreteras, aprovechando así la sal natural del agua del mar.

El invierno en Turquía

En enero hace mucho frío y hay que ir, por lo tanto, abrigado, incluso en el Egeo Turco, aunque algunos puntos como Bodrum la temperatura es mucho más agradable o el caso de Antalya, una ciudad donde se dice que en octubre aún te bañas en el mar, mientras en las montañas la gente esquía.

Lo bonito de viajar en invierno a Turquía es que la verás de una manera muy diferente pero tienes que tener en cuenta que anochece antes por lo que los tiempos de visita a monumentos… se acortan.
Aparte de las grandes ciudades donde el reina el barullo tanto en verano como en invierno (Estambul, la más relajada Izmir o Ankara), durante el verano en los pueblos del Egeo disfrutarás de mar y de sol, durante el invierno no podrás bañarte pero sí tomar un café en un muelle sobre el mar, como ocurre en Chandarle o disfrutar de una bebida en un bar-cafetería con chimenea y vistas al mar, como ocurre en el centro de Bodrum que lo verás mucho más vacío que en verano.

La primavera en Turquía

A mí lo que menos me gusta del invierno en Turquía es que oscurece muy pronto. Pero lo que más me gusta es que llueve muy poco en comparación de donde provengo (País Vasco).

A partir de mayo se puede disfrutar ya de la primavera en Turquía. Una de las épocas más bonitas para visitar Estambul es en el Festival de Tulipanes. Plantan tulipanes por toda la ciudad y duran tan poco… Y aunque no haga mucho calor, y tampoco demasiado frío, es precioso ver el Festival de Tulipanes, sobre todo en el Palacio Topkapi.

4. La moneda y dónde cambiarla en Turquía

La moneda que se utiliza en Turquía es la lira (Turkish Lira).

Es recomendable comprobar el cambio para saber cuándo nos conviene cambiar. Yo lo escribo directamente en Google y el buscador me da la información. Cuanto más alto esté el cambio, más nos interesa cambiar de euros y/o dólares a liras.

Cuando empecé a viajar a Turquía el cambio de euro a lira estaba en 2,5 o 3. Es decir, un euro suponía 2,5 liras. El cambio varía mucho según el momento y, en especial, los vaivenes políticos que afectan al valor de la moneda turca. En la actualidad el cambio roza ya un euro= 10 liras.

No domino el cambio del dólar a la lira, ya que soy europea.

Recomendación: lleva algo de dinero en efectivo de nuestro país, siempre que seas de las mías y no te guste pagar la comisión en el banco extranjero a la hora de sacar dinero del cajero automático.

Las dudas respecto del cambio son bastante frecuentes: ¿Debo llevar dólar para cambiar allá por euros o directamente dólares por liras? ¿Dónde me conviene cambiar dólares a liras? ¿Los cajeros automáticos son seguros?

¿Dónde cambio euros/dólares por liras?

No es necesario que cambies tu moneda por lira en tu país de origen. Puedes hacerlo, sin ningún problema, en Turquía.

Tras aterrizar y pasar el control y recoger la maleta en el aeropuerto, es recomendable cambiar un poquito de dinero en las oficinas de ‘Cambio de dinero’ (Change office, en inglés) que pueden encontrase en el mismo aeropuerto.

El cambio en el aeropuerto sale peor que una oficina de cambio en la ciudad.

Dinero en efectivo

Con ese poquito de dinero se pueden abonar los primeros gastos hasta encontrar una oficina de cambio.

En Estambul no hay problema para cambiar dinero, en especial, en el área de Sultanhamet, Taksim y la parte asiática de Kadiköy. Por lo que se puede cambiar en cualquier momento.

Ocurrirá lo mismo si visitamos otras ciudades como Ankara (la capital de Turquía) o Izmir (tercera ciudad más grande de Turquía).

El problema será cambiar dinero en pueblos del Egeo Turco que no son muy turísticos, en el Norte de Turquía o en el este del país. En caso de urgencia, ya que algunas cosas no pueden pagarse con la tarjeta de crédito, puede cambiarse en un banco o en alguna tienda.

Cuidado en los lugares que no sean oficiales, ya que en muchas ocasiones intentarán aplicarnos un cambio que les beneficia más a ellos que a nosotros. Con inteligencia y humor, regatear. En  Turquía es algo muy normal.

El pago con tarjeta y la tradición del regateo en Turquía

Lleva siempre algo en efectivo: en algunos lugares no gusta comprar algo pequeño con un billete grande ni tampoco pagarlo con la tarjeta de crédito. Por ejemplo, si hay que pagar el dolmus (pequeño autobús, en castellano) o comprar un botellín de agua. Creo que también es algo cultural.

Cambia el dinero poco a poco: Mi recomendación es cambiar dinero poco a poco, a medida que se va gastando. Hay que tener en cuenta que la lira solo se utiliza en Turquía. ¿Qué haremos con todo ese dinero que nos sobre una vez abandonemos Turquía? Es un dato a tener en cuenta, sobre todo, si no conocemos el país y no dominamos el precio medio de las cosas.

Pago con tarjeta: En casi todos los establecimientos en Turquía se puede pagar con tarjeta: restaurantes, bares, hoteles… lo mejor es preguntarlo y asegurarse. Incluso los taxis están preparados para pagar el trayecto con tarjeta. Cuidado con el gasto de la tarjeta para que no se nos dispare. Hay que tener en cuenta que, al menos en mi caso, a veces el cargo del concepto abonado a través de la tarjeta no se produce de manera automática en la cuenta corriente, sino que puede tardar días o incluso una semana.

Cajeros automáticos en Turquía: Los cajeros automáticos son seguros, pero ten en cuenta que, según tu banco, te cobrarán comisión.

Regatear los precios: He visto a muchos turistas con resistencia a regatear los precios. Lógicamente en Turquía hay precios fijos que no pueden regatearse, por ejemplo, la carta en un restaurante, aunque sí que he visto que se puede regatear el precio del kilo de una lubina en un restaurante, o el precio en un supermercado o en una tienda de ropa. Sin embargo, en los bazares es indispensable regatear porque ellos miran por ellos, lógicamente, es su negocio, y quieren/ necesitan ganar dinero, y si eres extranjera, blanca y se te ve a kilómetros que eres europea, entonces regatea. Si te dice un precio, bájale el treinta por ciento. Te aseguro que te lo bajará, aunque sea un poco.

5. El transporte en Turquía: vuelos internos, autobuses, dolmus y taxis

La red de transporte funciona muy bien en Turquía.

En Estambul hay dos aeropuertos. Uno nuevo que han inaugurado recientemente y que se denomina Istanbul Airport y otro más antiguo que se sitúa en la parte asiática de la ciudad y que se llama Sabiha Gokcen International Airport.

¿Vuelo interno o autobús?

El país es muy extenso por lo que las distancias de un lugar a otro pueden llegar a ser bastante largas, por eso hay que sopesar, teniendo en cuenta la distancia, cuánto tiempo queremos invertir en movernos de un lugar a otro y cómo queremos hacerlo, si disfrutando del paisaje a través de la ventanilla o tomando un vuelo interno que acorte distancias pero también, irremediablemente, la mirada. Por ejemplo, un viaje de Estambul a Izmir en autobús puede durar de seis a ocho horas, pero en vuelo interno el trayecto se reduce a una hora.

A través de la ventanilla del autobús se observa paulatinamente el paisaje. Se trata de descubrir el país de una manera más lenta y más profunda, aunque hay que tener en cuenta que por el mismo precio compramos un ticket de vuelo interno, más aún si disponemos de pocos días.

El viaje en autobús es bastante curioso. La red de autobuses funciona muy bien en Turquía y los autobuses están muy bien equipados, un azafato (siempre suelen ser chicos jóvenes) ofrece algo para beber y para comer, dependiendo con qué compañía de autobuses viajemos habrá Internet en el autobús. Suelen ser muy puntuales y realizan paradas en las áreas de servicios en la carretera.

Una recomendación: lleva siempre algo en efectivo porque los baños en las áreas de servicio en Turquía no suelen ser públicos, siempre hay que pagar un poco.

Otra recomendación: Si vas a tomar un autobús para moverte por Turquía y tu destino es una gran ciudad como Estambul, ten en cuenta que cada compañía de autobuses dispone de su propia estación de autobús a las afueras. El ticket para el autobús se puede comprar en las diferentes oficinas que hay en las ciudades. Si se trata de Estambul, a la hora que te señalen, tendrás que estar en la oficina (o en otro lugar que se te indique) para coger el transfer (un autobús pequeñito que te traslada) que te lleve a la estación de autobuses de la propia compañía, que no coincide con la estación principal de autobuses de Estambul. Ese transfer son autobuses pequeños que la propia compañía pone a disposición del cliente.

Si llegas en autobús a una ciudad grande como Estambul, Ankara o Izmir, pregunta si hay un transfer que te acerque a la zona a la que quieres ir.

Anécdota: Me encontraba en Izmir pero tenía el vuelo de vuelta a Madrid desde Marmaris. Por lo que tenía que ir a Marmaris. El vuelo interno era bastante caro porque coincidía con el Bayram, así que decidí ir en autobús. El autobús apareció una hora y media más tarde en la estación, estaba literalmente de los nervios, ya que llegaba muy justa al aeropuerto. Muy enfadada hablé con el chófer y mi entorno turco le avisó de que llegaba muy justa al vuelo. El autobús no me dejaba directamente en el aeropuerto, si no muy cerca de él, donde debía coger un taxi para ir al aeropuerto. El chófer no hizo ni una parada y al llegar al destino, bajó, habló con el taxista y se despidió de mí personalmente, pidiéndome perdón.

Los vuelos internos son muy cómodos y muy rápidos. No hay que estar en el aeropuerto con tanta antelación como si se tratara de un vuelo internacional.

Cómo moverte en las ciudades: tranvía, autobús urbano, dolmus y/o taxi

La Istanbulkart: Estambul e Izmir están perfectamente equipadas para moverse por transporte público, ya sea en tranvía, ferry o autobús urbano, o en el caso de Estambul en metro también. Para el caso de Estambul puedes adquirir la Istanbulkart, en Izmir también hay una tarjeta parecida pero con el nombre de Izmir. Con una sola tarjeta puede viajar más de una persona, es recargable, hay que pagar un depósito de seis liras y la carga mínima es de veinte liras. Esa tarjeta la puedes utilizar para moverte del aeropuerto a la ciudad.

Taxi: Tomar un taxi es seguro en Turquía, aunque es cierto que a veces, sobre todo, en Estambul conducen muy rápido. Pero es una buena opción para moverse rápido de un lugar a otro dentro de una ciudad, si la economía lo permite.

Es algo muy extendido en Turquía, ya que la compra de los coches es cara y no es accesible a toda la ciudadanía. Dependiendo en qué lugares te encuentres el precio del taxi estará ya establecido.

En el caso de Estambul, puedes descargarte la aplicación oficial de taxi en tu móvil: iTaksi.

Dolmus: Dentro de las ciudades puedes moverte en tranvía, metro, ferry… si es que existe la opción como es el caso de grandes ciudades como Estambul, Ankara, Izmir… pero si te encuentras en lugares más pequeños y, sobre todo, más autóctonos, puedes preguntar por los dolmus. Los dolmus son pequeños autobuses muy económicos que realizan paradas allá donde los usuarios soliciten. Es además una muy buena manera de acercarse al entorno turco y además muy económico.

6. La reserva de hoteles

Es mi entorno turco quien se ocupa siempre de esta cuestión. A excepción de las grandes ciudades y si no se quieres viajar con una agencia de viajes, puede llegar a ser difícil reservar alojamiento si no se habla turco. A veces el Gobierno bloquea determinadas páginas en Internet, como booking, lo cual dificulta aún más reservar un hotel. Aquí la solución es contratar con una agencia, dejarse llevar y preguntar o contratar a una persona que pueda hacerse cargo de la reserva por nosotros.

7. Mujeres solas que viajan a Turquía

Desde que comencé a viajar a Turquía he recibido muchísimos emails de chicas preguntándome sobre si Turquía es un país seguro para que una mujer viaje sola a él. También preguntándome por ese chico turco ha conocido en Internet.

Ya sea por el éxito de las telenovelas turcas, por haber conocido a un chico turco por Internet o por el medio que sea, o simplemente porque Turquía tiene cierto misticismo en la imagen exterior que proyecta, muchas mujeres quieren viajar al país, pero ya sea por propia voluntad o porque las circunstancias así lo dictan, tienen miedo de viajar y/o de viajar solas a Turquía.

En mi experiencia he comprobado que viajar sola a Turquía es seguro, pero siempre con prudencia y sentido común y también, según la personalidad de la viajera, en función de a qué zona nos movamos. No es lo mismo viajar a Estambul que viajar al este de Turquía.

Si quieres leer más sobre esta cuestión, te recomiendo leer un artículo completo que escribí acerca de este tema aquí: ” Mujeres en Turquía: ¿Miedo a viajar sola?

8. Agua del grifo, toma de electricidad y la tarjeta para visitar museos

El agua del grifo en Turquía es potable pero la ciudadanía no bebe directamente del grifo, sino que hay costumbre de comprar agua embotellada Mi recomendación es que bebas agua de botella. Cuando viajamos tenemos que cuidarnos para evitar males que nos estropeen el viaje.

El tipo de entrada para el foco de las lámparas en Turquía es de E12.

Existe una tarjeta denomina Museum Kart que al adquirirla te da acceso a varios museos de distintas ciudades. Dependiendo de hasta qué punto queramos ver museos nos saldrá más económico que comprar las entradas de forma separada.

Para ver las condiciones y adquirir la tarjeta puedes hacer click AQUÍ.


Espero que este artículo te haya ayudado con esas dudas que aparecen antes de viajar a Turquía.

¿Quieres conocer de verdad Turquía? Puedes consultar mis libros. 1) Destino Estambul: una novela que aborda una relación internacional bajo la huella familiar y las tradiciones turcas. 2) Viaje a Turquía: un viaje en solitario a través de tres zonas muy diferenciadas (Egeo Turco, Estambul y este de Turquía). 3) Pasatiempos a lo turco: Nunca fue tan fácil ni divertido aprender sobre Turquía. Recuerda que he abierto un servicio de respuesta a dudas personales y sesiones para orientar en la propia planificación de un viaje único a Turquía.

Únete al grupo de viajeras en Facebook: ‘Viajes Slow: Tradiciones, tabúes y mujer’. El espacio sobre Turquía más EXCLUSIVO y de entrada muy difícil: solo se permite acceso a aquellas personas que hayan leído los libros de pago de Josune Murgoitio y/o sean clientes de Almila Shop.
Viajes Slow es un punto de encuentro para conocer Turquía poco a poco, lejos de itinerarios estresantes, muy amarradas a lo local y con la mirada puesta en la mujer. Si cumples el requisito de haber leído los libros de Josune Murgoitio haz click AQUÍ para entrar en Viajes Slow.

pasatiempos a los turco banner

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This