Seleccionar página

¿Qué le recomendarías a una persona que viaja por primera vez a Estambul?

Estambul es una ciudad maravillosa, fascinante, tan grande y con tantos matices que resulta complicado entenderla en una primera visita.

Por una parte, los barrios conservadores como Fatih y Ümraniye. Por otra parte, los barrios más modernos como Beyoglu y Kadiköy. Zonas muy ricas en historia como son la afamada Sultanahmet y Üsküdar. Barrios de convivencia y mezcolanza religiosa (Fener y Balta y Kuzguncuk y Yeldegirmeni) y por supuesto pueblos preciosos situados a la orilla del Bósforo.

Hablábamos de la protagonista de mi novela ‘Destino Estambul’. La pregunta que lancé a mis lectores fue: ¿Qué le recomendarías a una persona que nunca ha viajado a Estambul?

Tenía curiosidad por conocer las respuestas:

1. Visitar los monumentos más típicos de Estambul

Hagia Sofia, MezquitaAzul, Palacio Topkapi, Torre de Gálata y Puente de Gálata, Gran Bazar… subir hasta Pierre Loti. Visitar mezquitas, visitar la estación de Sirkeci y Pera Palace Hotel.

Todos los monumentos típicos que siempre se indican.

Leo esa respuesta en tantos lugares…
Lo veo en tantos vídeos en Youtube…

Los mismos lugares, los mismos itinerarios…

Es entendible.

Si viajas por primera vez a Estambul visitarás la lista típica de museos que se suelen visitar. Pero si viajas por segunda vez, quizás repitas alguno de los lugares que te han encantado, aunque la lista de qué visitar variará. Cuando has viajado muchas veces a Estambul quizás no te plantees ni una lista de monumentos o lugares típicos que visitar.

2. Contemplar el atardecer desde diferentes puntos de Estambul

Se puede tomar un ferry hasta la parte asiática de Üsküdar. Allí, en una posición privilegiada y cercana a la Torre de la Doncella, disfrutar del atardecer con un buen çay (té, en turco).

Los atardeceres en Estambul y, por descontado en Turquía, son tremendos. Es una de las actividades gratuitas más recomendable para disfrutar en el país.

En Estambul dedicábamos muchas tardes a ver el atardecer desde Kadiköy. Una buena idea para disfrutar de un atardecer inolvidable en Estambul es subir a una azotea, a una terraza o a un bar con terraza.

De hecho, uno de los mejores momentos para bañarse en el Egeo Turco es al atardecer: el mar se tranquiliza, el calor se relaja, la salitre se siente en el ambiente…

3. Moverse en ferry y en tranvía por diferentes barrios de Estambul

Tomar un ferry y observar la ciudad desde el agua es una de las mejores decisiones que se puede tomar para conocer Estambul.

A precio de servicio público, no solo se puede tomar un ferry a la parte asiática (Üsküdar o Kadiköy). También se puede ir a diferentes barrios lugares como Arnavoutköy.

4. Escuchar las voces de los imanes

Impresiona, sobre todo, si eres occidental y estás más acostumbrada a las campanadas de una iglesia que a los cantos de un iman. Tiene un aire algo místico.

5. Probar la gastronomía turca

En gran parte herencia de la cocina otomana, la comida turca puede entenderse también como la fusión de la cocina asiática, caucásica, de Oriente Medio, Mediterránea y Balcánica.

El buen sabor, en ocasiones, sabores diferentes a los que estamos acostumbrados, y el buen precio ocuparán una parte importante de nuestro viaje a Estambul.

Sabrá qué es, en realidad, un kebab, habrá también muchas opciones de pescado, nos darán a elegir entre muchas sopas, podremos degustar los mezes (aperitivos)…

Probar la gastronomía turca es pegarte un viaje muy sensorial a través de la historia de Turquía.

6. Visitar librerías e ir al Hamam

Algunos lectores indicaron también que la prota de mi novela ‘Destino Estambul’ podría visitar librerías (es una idea que me gustó mucho) o ir a un hamam (me gustó también mucho).

Acabadas sus aportaciones me quedé pensativa. Echaba de menos algo que siempre he hecho y continúo haciendo.  

Mi imprescindible en Estambul: vivir la calle

Voy a ser sincera: admiro la arquitectura, la estética de estos edificios tan diferentes a los que tenemos en nuestras calles de Occidente, pero visito una mezquita y las he visto todas.

No quiero decir que todas las mezquitas en Estambul o en Turquía sean iguales ni que tampoco sean dignas de ser visitadas. Pero, según mi personalidad, visito una y ya me sirve.

Dedicar todooo el día a visitar monumentos… es algo terrible.

La vida de un lugar está en la calle, y por eso mi imprescindible en Estambul es PASEAR, más allá de los monumentos históricos.

Pasear a través de las calles para conocer cómo esa historia impresa en edificios históricos ha traspasado y ha inundado la vida de los habitantes que hacen de Estambul, una ciudad llena de vida.

Si paseáramos libremente por Estambul descubriríamos callecitas, avenidas, puentes, muelles, orillas de mar, comercios, restaurantes, terrazas… hasta situarnos frente a fachadas de edificios de viviendas destartaladas que para mí tienen muchísimo encanto.

Descubriríamos grafiti, vendedores ambulantes, puestos de comida callejeras, tiendecitas super cucas y otras que no lo son tanto.

Y nos sumergiríamos en música callejera, baile callejero… mientras personas de todo tipo pasean a nuestro lado.

Y, al final, tan cansados de pasear lo ideal sería sentarnos en una terraza de Kadiköy o Taksim repleta de turcos que toman una cerveza. Si tenemos suerte, disfrutar de un concierto de música en directo.

Eso fue lo que eché de menos en las respuestas a la pregunta de: “¿Qué le recomendarías a la prota de mi novela ‘Destino Estambul’?”

Incluso a la prota de mi novela que es una madrileña mal criada super novata en Estambul, le hice pasear.

Si estás planeando tu viaje a Estambul, reserva tiempo para perderte por sus calles. Es una de las cuestiones que los turistas de tours tan organizados más echan de menos. En esos viajes tan planificados cada minuto se ocupa en visitarlo todo, menos lo más importante: vivir la calle.

Pasea y déjate perder, siempre con sentido común, por supuesto. Este es, sin duda, mi imprescindible en Estambul.

¿Quieres conocer de verdad Turquía? Puedes consultar mis libros. 1) Destino Estambul: una novela que aborda una relación internacional bajo la huella familiar y las tradiciones turcas. 2) Viaje a Turquía: un viaje en solitario a través de tres zonas muy diferenciadas (Egeo Turco, Estambul y este de Turquía). 3) Pasatiempos a lo turco: Nunca fue tan fácil ni divertido aprender sobre Turquía. Recuerda que he abierto un servicio de respuesta a dudas personales y sesiones para orientar en la propia planificación de un viaje único a Turquía.

Únete al grupo de viajeras en Facebook: ‘Viajes Slow: Tradiciones, tabúes y mujer’. El espacio sobre Turquía más EXCLUSIVO y de entrada muy difícil: solo se permite acceso a aquellas personas que hayan leído los libros de pago de Josune Murgoitio y/o sean clientes de Almila Shop.
Viajes Slow es un punto de encuentro para conocer Turquía poco a poco, lejos de itinerarios estresantes, muy amarradas a lo local y con la mirada puesta en la mujer. Si cumples el requisito de haber leído los libros de Josune Murgoitio haz click AQUÍ para entrar en Viajes Slow.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This