Seleccionar página

Vejer de la Frontera: Cádiz no es solo playa

Si se habla de Cádiz o si se recuerda Cádiz, podría caracterizarse por kilómetros y kilómetros de orillas que besan el mar -puede que sea el mar quien bese las orillas-. Playas salvajes, enormes, kilométricas, preciosas, incluso calas pequeñitas, las hay que habitan al resguardo del viento de Levante. Sin embargo, una de las conclusiones de nuestro pequeño viaje a Cádiz en la transporter, fue que Cádiz no es solo playa. Y como playa tenemos ya en Euskadi, aunque se trate de otro tipo de playa y en Euskadi el sol sea más tímido que en Cádiz, decidimos guardarnos una buena parte de cada día para visitar pueblos que no besaran mares o para visitar pueblos cuyos mares no besaran sus orillas.

preciosos lugares que pueden visitarse en Cádiz

Preciosos lugares que pueden visitarse en Cádiz/ Cádiz. J.M

Pueblos cálidos, todo se pinta de blanco, pueblos preciosos para perderse entre sus calles, aquí la judería, allá donde los árabes habitaron, aquí donde los cristianos vivían. Y al final una cervecita 🙂

Uno de esos pueblos, un pueblo que me fascinó por su belleza y lo bien cuidado que lo tenían, era: Vejer de la Frontera. Llama la atención que muchos lugares en Cádiz sean nombrados, con un segundo nombre, Frontera. Tenemos Conil de la Frontera, Vejer de la Frontera, Arcos de la Frontera. Recorriendo las calles de Vejer de la Frontera, en su centro, una recordaba Bodrum en Turquía o recordaba también Grecia. Pero no recordaba ningún pueblo en Grecia, al menos en Rodas o en Creta, cuya tierra es del color de la tierra, no recordaba que ningún lugar allá fuera tan blanco.

Ya los atardeceres… son espectaculares. En realidad en Grecia, en Turquía también lo son.

atardeceres espectaculares en Cádiz

atardeceres espectaculares en Cádiz/ Conil de la Frontera. J.M

Pueblos albinos, patios y flores que adornan

Entre esa blancura de pueblos situados en cúspides, impresiona sobre todo la cuestión de los patios. Me inspira cierto secretismo. Una camina entre las calles, recuerdo que en París no usaban cortinas y se veía el interior de los edificios, pero la cuestión de los patios me intriga. Una camina por las calles de Conil, de Vejer de la Frontera o de Arcos de la Frontera, y va encontrándose patios. Esos espacios enfrascados en el interior, que se observan parcialmente desde el exterior. Pica la curiosidad, de saber quiénes cuidan los patios, qué se hablan en los patios y cuál es la historia de la existencia de los patios.

Entre esa blancura de pueblos, además de los patios, llama también la atención la alegría que desprenden las calles de estos lugares: flores dornan con sus colores el camino del transeúnte.

calles con mucho gusto en Cádiz

Calles con mucho gusto ¡!/ No recuerdo en qué pueblo era. J.M

Y entre esos pueblos albinos, ir a Vejer de la Frontera resultó sin duda un acierto.

Al querer llegar hasta allí el GPS marcaba un camino asfaltado erronéo. El camino era vertiginoso, desde abajo hacia arriba. No me atreví a subir la transporter por allí. Subimos un trecho de aquel camino imposible para cualquier vehículo y bajamos a un aparcamiento con algunos bares que había porque la transporter marchaba hacia atrás, en vez de hacia adelante y eso es para asustarse. Pregunté a un grupo de andaluces si aquella era la carretera correcta para subir hasta el pueblo. Me dijeron que sí.  Uno de ellos afirmó que él había metido el camión por allí, a lo que le respondí: «luego dicen que los vascos somos brutos». Y todos reímos. Hasta que especificaron que no era aquel camino vertiginoso el que conducía hasta el pueblo, si no uno situado a dos kilómetros más para adelante. Y ya siguiendo las indicaciones de seres humanos y no del GPS accedimos a una carretera muy bien preparada que subía a las alturas del poblado.

Y resultó que el centro vibraba por su propia blancura, las terrazas, los edificios cuidados, un escenario que estaban montando, no sé cuántas iglesias… y ¡una terraza!

vista de Vejer de la frontera

Vista desde afuera de Vejer de la Frontera / J.M

Terrazas desde observar otras terrazas

Me gusta Cádiz, Andalucía, el sur de España por la apertura de sus gentes. Una inicia una conversación y la conversación se sigue rápidamente. Me gusta subir a las alturas para tener una vista más completa, al igual que en Antalaya, sur de Turquía, desde donde observabamos maravillados la colisión del mar y la montaña, o el mar besaba a la montaña o la montaña besaba al mar, aquello no estaba claro, pero era impresionante de ver. Cuando conseguimos averiguar cómo subir a la terraza de aquel bar-restaurante de Vejer de la Frontera, le pregunté al camarero si podíamos tomar algo en ella. Me respondió que el lugar estaba cerrado. Insistí diciéndole que queríamos tomar algo ahí porque la vista debía de ser preciosa. Y accedió: «Está bien, sentaron. ¿Qué queréis?»

Y fue sin duda todo un acierto y el hombre muy simpático. La vista en el horizonte desde la terraza desvelaba las terrazas del resto de casas. Algunas muy bien preparadas. Esos espacios en plan cool para tomarse algo a la noche. Otras terrazas para hacer barbacos. ¡Qué sosos somos en Euskadi que apenas hacemos barbacoas! Otras terrazas para colgar la ropa. Y otras terrazas para nada.

Vejer de la Frontera

Mereció la pena solo por beber una cerveza delante de tanta terraza/ Vejer de la Frontera. J.M

Como la vida misma. Porque el encanto de estos lugares es que consiguen el balance entre la modernidad y lo extinto. Y una se transporta a los años luz en España cuando la vida era mucho más simple, y era la moda llevarse un bocadillo para comer, hacer un mega picknick con toda la familia a la orilla de un río, de un lago o de una playa. Y la vida era sencillamente mucho más simple. Puede que por eso me guste tanto viajar a Turquía.

Me gusta la flexibilidad de estos lugares. Una no siente tanto la rigidez de Europa, ni la rigidiz de los horarios, ni la rigidez de la vida.

Si tus gustos son estos y quieres visitar un lugar que nada tiene que envidiar a Grecia o a Turquía, ese lugar es Vejer de la Frontera en una Cádiz que no solo es playa.

P.D: He subido algunas de las fotos de lugares tremendos a este post pero hay otras fotos que las reservo exclusivamente para mi cuenta de Instagram. No hay nada más hermoso que compartir imágenes de lugares bellos. Si quieres podemos encontrarnos allí 🙂


Brave Readers es un blog independiente. Un blog independiente vive y crece gracias a la difusión y participación de sus lectores. Si te ha gustado este post, si te gusta el viaje y crees que es un lugar digno de visitar compártelo en tus redes y así ayudarás a que llegue a más personas. La solidaridad nos ayuda a todos 🙂

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
mujeres en turquia

Descarga el ebook gratuito o ambos

 ¿Curiosidad por conocer Turquía? ¿Qué itinerario de viaje hacer en Turquía? ¿Existe una única Turquía o hay muchas distintas en un mismo lugar? ¿Cómo varía la situación de la mujer en el mapa de Turquía?

A) 7 consejos para descubrir la verdadera Turquía. Más allá del itinerario turístico marcado, saber cómo aprovechar al máximo tu estancia en el país.

B) Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía. Es muy curioso conocer los rituales que conforman el ritual y la posición de la mujer en ellos.

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

mujeres en turquia

Descarga el ebook gratuito o ambos

 ¿Curiosidad por conocer Turquía? ¿Qué itinerario de viaje hacer en Turquía? ¿Existe una única Turquía o hay muchas distintas en un mismo lugar? ¿Cómo varía la situación de la mujer en el mapa de Turquía?

Descarga uno o ambos ebooks gratuitos.

A) 7 consejos para descubrir la verdadera Turquía. Más allá del itinerario turístico marcado, saber cómo aprovechar al máximo tu estancia en el país.

B) Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía. Es muy curioso conocer los rituales que conforman el ritual y la posición de la mujer en ellos.

You have Successfully Subscribed!

viaje a turquia: mujeres en marmaris, estambul y diyarbakir

Lee 'Viaje a Turquía' y descubre una Turquía más allá de la Mezquita Azul

 ¿Qué itinerario de viaje hacer en Turquía? ¿Existe una única Turquía o hay muchas distintas en un mismo lugar? ¿Cómo varía la situación de la mujer en el mapa de Turquía?

Lejos de las aglomeraciones y de los habituales clichés, Turquía reserva su esencia más auténtica a sus habitantes y a los viajeros que buscan salirse de los itinerarios marcados.

El diario de un viaje a través de tres zonas muy diferenciadas: el aire más abierto de las playas del mar Egeo, tan «mediterráneas»; Estambul, antigua Constantinopla y ciudad efervescente entre Europa y Asia, y, por último, la zona no recomendada al turismo y muy sensible por los acontecimientos sociales y políticos, Diyarbakir y sus alrededores.

El relato de un viaje hacia el asombro, a través de la luz y la oscuridad de Turquía, para quienes creían conocer bien el país o para quienes desean descubrir una Turquía contradictoria.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This